Blog

Cómo acabar con las cucarachas con ácido bórico: ¿es efectivo?

Aunque el mejor método para acabar con una plaga de cucarachas en el espacio de trabajo, la oficina o el hogar es el trabajo profesional de una empresa exterminadora de plagas, existen ciertos métodos caseros que son mucho más efectivos que los típicos insecticidas domésticos.

El ácido bórico es, sin duda, uno de los elementos que mejores resultados está ofreciendo a nivel doméstico. El ácido bórico es un compuesto químico que se usa de manera habitual como insecticida, en la industria alimentaria, etc. Este químico, que tiene la apariencia de cristales blancos, es un buen ingrediente para eliminar este tipo de plagas. ¿Cómo acabar con las cucarachas con ácido bórico? El método es sencillo y muy fácil de realizar.

Cómo afecta el ácido bórico a las cucarachas

Lo principal es saber por qué el ácido bórico es tan efectivo con las cucarachas. “No hace falta entrar en explicaciones muy técnicas, solo basta saber que este químico es letal para las cucarachas y otros insectos; solo con comer un poco de estos cristales, mueren rápidamente”, explican desde NoCucas Control de Plagas, empresa líder en la exterminación de plagas en la zona de influencia de Barcelona.

Básicamente, este químico ácido, fácil de usar y económico con usos insecticidas envenena a los ejemplares de cucarachas que lo toman, atraídas por unas trampas que se preparan de manera muy sencilla.

¿Pero qué les ocurre realmente? El ácido bórico provoca que las cucarachas no puedan defecar. Se produce un taponamiento en su cuerpo que hace que al final los insectos acaben estallando, lo que supone el fin de sus vidas.

Se trata de un método muy útil y que ha demostrado su eficacia a lo largo de los años. Cada vez son más las personas que lo usan y que evitan así que la plaga se agrave o la mantienen controlada hasta que llegan los servicios profesionales de exterminación de plagas.

Cómo afecta el ácido bórico a los humanos y las mascotas

Es importante señalar que el ácido bórico puede resultar peligroso para personas y mascotas. Si se va a utilizar, los expertos de NoCucas Control de Plagas recomiendan limitar el acceso a las mascotas, controlar en todo momento que nadie se pueda acercar y manipular el ácido con cuidado para que este no toque la piel.

De esta manera, se puede llevar a cabo el proceso de eliminación de las cucarachas de una manera segura y sin riesgos para nadie de la casa o el espacio de trabajo.

Cómo usar ácido bórico contra las cucarachas

¿Cómo usar el ácido bórico contra las cucarachas? “Mucha gente ha escuchado lo del ácido bórico, así que lo compra. Lo esparce por varios puntos del suelo y se sienta a esperar; puedo adelantar que muy probablemente no tenga ningún resultado”, adelanta uno de los responsables de NoCucas Control de Plagas.

Y es que, para que las cucarachas se sientan atraídas por el ácido bórico y caigan en la trampa de consumirlo, hay que llevar a cabo unas sencillas preparaciones que lo propicien.

Ácido Bórico y Azúcar

Una de las trampas más eficientes es mezclar el ácido bórico con azúcar. Es algo que se escucha cuando se habla sobre cómo matar cucarachas, pero no se sabe muy bien cómo usar el ácido bórico con azúcar y para qué sirve.

El azúcar es uno de los alimentos predilectos de las cucarachas y, ante su presencia, sienten un impulso inevitable de consumirlo. Si está mezclado con el polvo de ácido bórico, las cucarachas estarán comiendo el propio veneno sin darse cuenta y comenzará el proceso de liquidación.

Ácido bórico, azúcar y leche

Otro método consiste en mezclar a partes iguales ácido bórico y azúcar para cucarachas y, a esa mezcla, añadir leche hasta crear una pasta muy ligera. Esta pasta se puede poner en tapones de botellas de plástico y esparcirlos, a modo de comederos, por toda la estancia que se quiera proteger frente a cucarachas.

La mezcla también es muy seductora para las cucarachas, que querrán probarla de inmediato sin saber que estarán propiciando su propia muerte.

Este método será mucho más efectivo si los tapones se limpian y se cambian cada tres o cuatro días y, además, se sitúan en puntos cercanos a los escondites identificados de las cucarachas.

Otros métodos para acabar con las cucarachas

Si no se tiene claro cómo usar el ácido bórico contra las cucarachas o se tiene cierto miedo debido a las precauciones que conviene tener en cuenta, existen otros métodos caseros mucho más efectivos que los insecticidas de aerosol y que también se pueden implementar en el día a día.

Bicarbonato y azúcar

Casi de la misma manera que el ácido bórico y el azúcar contra cucarachas es efectivo el bicarbonato y el azúcar. Se puede usar del mismo modo, es decir, mezclando ambos ingredientes y dejándolos en una zona cercana al nido de las cucarachas para que ellas lo ingieran y caigan muertas en breve.

Laurel

Mucha gente cree que es una leyenda urbana, pero lo cierto es que el laurel es un excelente método para evitar que las cucarachas aniden en casa. Por algún motivo, estos insectos son repelidos por las sustancias del laurel, así que picar unas cuantas hojas y ponerlas en sitios por donde puedan entrar o anidar las cucarachas es una opción muy interesante a valorar.

Trampas de capturas adhesivas

Las típicas trampas de captura adhesivas son interesantes sobre todo en los casos en los que se tiene sospechas de la presencia de cucarachas, pero no se sabe seguro. Al quedar atrapadas en las cintas, se puede comprobar de manera visual si hay cucarachas en el espacio de trabajo o en la casa y se pueden tomar medidas inmediatas y más agresivas con un plan de exterminación de plagas.

Estos son los principales consejos sobre cómo acabar con las cucarachas con ácido bórico y con otros métodos. Seguir cualquiera de ellos es una manera doméstica, pero muy efectiva para controlar presencias esporádicas de cucarachas o para identificar una plaga. En caso de ser una plaga más establecida y resistente, no dude en contactarnos para ayudarle con su problema y dar una solución definitiva de una vez con productos de uso profesional.

Fobia a las cucarachas: a qué se debe y cómo puedes superarla

Si sufres una reacción exagerada de miedo y agobio solo con pensar en estos insectos, es posible que sufras fobia a las cucarachas.

Que las cucarachas nos provoquen repulsión o asco es algo tremendamente habitual, pero en ocasiones, y debido a varios factores, es posible que las sensaciones evolucionen a algo peor, llegando a causarnos una enfermedad psicológica real.

En el caso de que simplemente en tu negocio o en tu casa tengas un problema con ellas, lo más recomendable es ponerte de inmediato en contacto con una empresa profesional que te ayude a solucionarlo a la mayor brevedad posible. En este sentido puede interesarte saber cómo acabar con una plaga de cucaracha alemana.

Fobia a las cucarachas

La fobia a los insectos en general es conocida con el nombre de entomofobia. Para el caso particular de las cucarachas no existe aún un nombre técnico aceptado en castellano, pero podemos encontrar algunos artículos en los que se bautiza la fobia a ellas como batofobia. También es común referirse a ello bajo el término anglosajón Katsaridaphobia.

La repulsión a las cucarachas es una sensación tremendamente común en el ser humano, pero en ocasiones puede derivar en una fobia que a su vez nos conduzca a sufrir un trastorno obsesivo compulsivo.

Las personas con este tipo de TOC viven constantemente atemorizadas ante la sensación de que en cualquier momento puede aparecer una cucaracha.

Síntomas de la fobia a las cucarachas

Antes de determinar si tenemos batofobia, debemos distinguir correctamente entre los conceptos de miedo y fobia.

El miedo

Los miedos son emociones primarias presentes en todos los seres humanos. A través del miedo nos protegemos en las situaciones de peligro, garantizando nuestra supervivencia.

Podemos encontrar miedos innatos, desarrollados de forma natural, y miedos adquiridos, que desarrollamos por experiencias directas o de la observación de las experiencias de otra persona.

La fobia

La fobia es el miedo irracional y se presenta de una forma completamente desmesurada. Afecta completamente a nuestra cotidianidad y nos bloquea.

Este desmesurado miedo a las cucarachas nos impide desarrollar nuestra vida diaria de una forma normal y puede llevarnos a situaciones extremas y comportamientos obsesivos, tal y como podrían ser:

  1. Obsesión con la limpieza.
  2. Evitar sótanos o lugares oscuros.
  3. Observación constante del entorno para detectar la presencia de estos insectos.
  4. No querer viajar ni dormir fuera de casa por miedo a la posibilidad de encontrarse cucarachas.
  5. Fumigación excesivamente frecuente con pesticidas o colocación de cepos de forma innecesaria.
  6. Presentar manías como no querer que las cortinas o las sábanas toquen el suelo.
  7. Convertirse el tema de las cucarachas en un pensamiento o conversación recurrente.

En lo que respecta a los síntomas físicos, cuando una persona fóbica ve una cucaracha, puede experimentar una o varias de las siguientes sensaciones:

  1. Dificultad respiratoria.
  2. Sequedad de boca.
  3. Dolor de cabeza.
  4. Hiperventilación.
  5. Náuseas y dolor de estómago.
  6. Sensación de estrangulamiento o asfixia.
  7. Escalofríos.
  8. Lloros y gritos.
  9. Sudor o transpiración excesivos.
  10. Aumento de la frecuencia o ritmo cardiaco.
  11. Dolor o pinchazos en el pecho.
  12. Entumecimiento muscular.
  13. Dificultad para pensar o hablar con claridad, pudiendo incluso llegar a no distinguir lo real de lo irreal.
  14. Ataque de pánico.
  15. Paralización a nivel físico instantánea y temporal.
  16. Descontrol generalizado.

Por qué puedo tener fobia a las cucarachas

Algunos factores que pueden explicar el miedo a las cucarachas son:

  1. La conocida capacidad de estos insectos de transmitir enfermedades.
  2. Su estructura anatómica, forma, color y textura.
  3. El hecho de que las cucarachas se alimenten de putrefacción. Estos insectos están relacionados con la suciedad y entornos poco higiénicos, lo que potencia nuestra sensación de asco hacia ellos.
  4. La capacidad de algunas de ellas de volar.
  5. Su facilidad de reproducción y su habilidad para esconderse.
  6. El hecho de haber convivido de forma cercana durante la infancia con un adulto que padeciese esta fobia.
  7. Haber sufrido en más de una ocasión en tu domicilio o negocio una plaga de cucarachas y no saber cómo eliminarlas.

Cómo puedo superar esta fobia

En primer lugar, es importante que intentes determinar, según lo explicado anteriormente, si sufres fobia a las cucarachas o simplemente miedo, y en el supuesto de que la conclusión sea que padeces una fobia, debes valorar la gravedad de la misma.

En caso de que el problema esté afectando a tu vida cotidiana en mayor o menor medida, es conveniente acudir a un psicólogo profesional para que pueda ayudarte a superar tu ansiedad.

No es recomendable exponerse de forma particular a un contacto directo con cucarachas sin un tratamiento psicológico previo, para intentar remitir de este modo la fobia. Este acto, probablemente, en lugar de solucionar el problema lo amplíe, empeorando los síntomas de ansiedad y fobia.

Durante la terapia psicológica, el especialista puede ayudarte en la reeducación y control de los instintos irracionales. Paralelamente es conveniente practicar técnicas de relajación que pueden disminuir la activación fisiológica. En combinación con el tratamiento psicológico en ocasiones es recomendable también el farmacológico, sobre todo en casos graves de ansiedad o ataques de pánico de duración muy prolongada.

Los expertos consideran que estos trastornos son completamente curables y tanto el tratamiento psicológico y farmacológico, como todas las técnicas que aprendamos resultarán muy eficaces.

Si tu problema consiste en que tienes actualmente una plaga en tu domicilio o empresa y no te ves capacitado para solucionarlo por tu cuenta, seguramente esto te produzca mucha ansiedad. Lo más recomendable en este caso es contactar con una empresa profesional como Nocucas control de plagas, especialistas ubicados en Barcelona.

 

En caso de sufrir fobia a las cucarachas, lo más recomendable es identificar la enfermedad cuanto antes y acudir a un psicólogo que nos ayude a reconducir nuestros miedos. El éxito de los tratamientos es máximo y lo más probable es que en poco tiempo puedas llevar una vida normal y olvidarte de esos odiosos insectos.

Paralelamente, con el objetivo de asegurarnos que nuestra casa o negocio está completamente libre de insectos, podemos contratar a una empresa que nos realice una desinsectación, proceso que garantiza la eliminación de cualquier insecto en el espacio en que se realice.

Cucaracha de agua: cuáles son y sus características

En la naturaleza existen más de 3500 tipos distintos de cucarachas. Aunque la mayoría vive en espacios abiertos de zonas tropicales, hay al menos una decena de clases que optan por edificios, fábricas o espacios comerciales para ubicar sus nidos.

Dentro de los miles de tipos y cucarachas que hay catalogados, existe una gran familia de cucarachas que son llamadas cucarachas de agua o cucaracha de mar. Se trata de un amplio grupo de especímenes que viven en entornos húmedos y de agua dulce como lagos, presas, charchas, etc.

Aunque mucha gente no las conoce o no las identifica como cucarachas, desde el punto de vista de la biología sí forman parte de esta familia de insectos y cuentan con una serie de características que conviene conocer.

Características de las cucarachas de agua

Lo primero que hay que hacer es definir qué tipo de insectos es la cucaracha de agua: Se trata de un insecto hemíptero que vive entornos acuáticos y que está definido por distintas características como su capacidad de nadar y sumergirse”, explican desde Control de Plagas Barcelona, una de las empresas con más trayectoria en el sector de la exterminación de insectos y pequeños roedores.

Estos insectos además están catalogados como cucaracha gigante, puesto que se trata de uno de los insectos más grandes del reino animal y pueden llegar a medir hasta 15 centímetros de largo. Evidentemente, la dimensión de estos insectos depende del tipo concreto de cucaracha de agua de que se trate.

“Es importante señalar también que cuentan con unas patas traseras potentes y gruesas que son las que utilizan para cazar el alimento. Cuentan con una a cada lado del torso y están dispuestas hacia detrás, a diferencia del resto”, comentan los expertos de Control de Plagas Barcelona. Estas patas son también muy adecuadas para procurar una dirección al nadar y permiten un desplazamiento rápido y eficaz por la superficie de las zonas de agua que habitan.

Además, la cucaracha de mar cuenta con unas patas delanteras que tienen forma de gancho que también son muy útiles para atrapar presas y alimentarse.

Hay que destacar que las cucarachas de agua no pueden respirar cuando se encuentran sumergidas, pese a haber desarrollado técnicas que les permiten pasar bastante tiempo bajo el agua.

Alimento

La cucaracha de agua se alimenta de cualquier ser vivo que habite dentro de su hábitat. Desde otros insectos hasta renacuajos o pequeños peces forman parte de su dieta. El único condicionante para poder convertirse en el plato de una cucaracha de mar es que el insecto o animal sea más pequeño que la propia cucaracha, cosa que no resulta difícil debido al gran tamaño que estas alcanzan.

Nadar y bucear

Estos insectos de agua tienen dos capacidades muy desarrolladas en el entorno acuático: son capaces tanto de flotar sobre la superficie del agua como de sumergirse. Este último paso, el de sumergirse, lo llevan a cabo cuando quieren cazar algo para comer o bien para esconderse cuando perciben alguna amenaza en el entorno.

Ciclo de vida

El ciclo de vida de la cucaracha gigante se define por la capacidad de desarrollar nuevas ninfas muy rápidamente. La hembra suele colocar los huevos sobre la espalda del macho hasta alcanzar el centenar de ejemplares. De este modo, una hembra y un macho pueden generar hasta 100 crías en solo un proceso de fertilización.

Como todas las cucarachas, la cucaracha de mar pasa por tres etapas desde que se concibe: huevo, ninfa y madurez, y el tiempo de vida dependerá del tipo de cucaracha de agua de que se trate, como ocurre en el caso de las cucarachas ordinarias.

Dónde viven

¿En qué sitios habitan las cucarachas de agua? Suelen optar por arroyos, lagos, piscinas, lagunas y balsas. Aunque se le llame popularmente cucaracha de mar, sus características no son compatibles con la vida en aguas saladas, por eso solo está presente en acumulaciones de agua dulce.

Generalmente son habituales en climas tropicales como los que se dan en países asiáticos u orientales como Tailandia o la India. Por supuesto, varias naciones de América Latina son también un espacio ideal para la reproducción y vida de la cucaracha de agua.

Qué puede provocar su picadura

Es esencial hablar sobre la picadura de la cucaracha de agua. Aunque no es habitual escuchar a alguien decir que le ha picado una cucaracha ordinaria, sí que es más normal encontrar casos en los que un individuo se queja por haber sido atacado por una cucaracha de agua.

A diferencia de otros tipos de cucarachas, estos insectos son venenosos y su mordedura puede tener graves consecuencias para el ser humano.

El veneno de las cucarachas de agua reside en su saliva. Cuando muerde a una persona o mascota, se produce un intenso dolor y enrojecimiento de la piel que hay que tratar de inmediato en un centro médico.

No hay que dejar pasar una picadura de estas características porque, aunque en la mayoría de los casos el problema provocado se alivia solo, existe un porcentaje de pacientes que presentan complicaciones cuando el veneno entra dentro de su cuerpo.

Por ello, es importante revisar los espacios de agua de estas zonas geográficas, para que no haya presencia de cucarachas de agua y se pueda disfrutar del baño seguro.

En piscinas, es de vital importancia mantener una higiene y cuidados adecuados para que el espacio no se convierta en un lugar de residencia de las cucarachas de mar: extremar la limpieza y tapar la piscina por las noches y en largos periodos sin uso se convierte en algo indispensable para que todo esté bajo control.

 

Estas son las características, curiosidades y peligros de una de los tipos de cucarachas más curiosos y llamativos de todo el reino animal: las cucarachas de agua.

Estas cucarachas gigantes y tan distintas del resto de clases es fácil de ver y distinguir de otro tipo de animales que habitan en esos entornos húmedos de agua dulce. Extremar los cuidados frente a las cucarachas de agua es necesario e importante para nuestra salud.

¿Todas las cucarachas son voladoras?

Aunque menos molestas que otras, las plagas de hormigas pueden llegar a convertirse en un verdadero problema. Se trata de una situación complicada sobre todo en espacios abiertos al público como restaurantes o centros comerciales, donde la presencia de los distintos tipos de hormigas pueden convertirse en el motivo por el que los clientes dejen de acudir a un espacio.

La mayoría de personas tienen fobia a las cucarachas. Y no es para menos: estos insectos están directamente relacionados con la basura y los excrementos, además de ser estéticamente desagradables. Por ello, generalmente no se conocen sus particularidades físicas relacionadas con el vuelo: ¿todas son cucarachas voladoras? ¿Todas tienen alas? ¿Hasta dónde pueden desplazarse en el aire?

Aunque estas preguntas parecen no tener importancia a la hora de exterminar a las cucarachas que han infectado un espacio de trabajo abierto al público, lo cierto es que saber si las cucarachas vuelan puede ser una interesante pista para los exterminadores”, explican desde Control de Plagas Barcelona, “ya que permite identificar rápidamente la clase de cucaracha que es y actuar directamente contra sus hábitos y costumbres”, concluyen.

Así pues, y aunque pueda ser algo difícil para muchos individuos por la aprensión que crean estos insectos, conviene conocer cómo es físicamente una cucaracha y aprender a distinguir una cucaracha voladora de otra que no lo sea.

Cómo es físicamente una cucaracha

En el mundo existen aproximadamente 3600 especies de cucarachas registradas por los especialistas científicos a lo ancho y largo de la tierra. ¿Hay que conocerlas todas?

Por supuesto que no”, indican los especialistas de Control de Plagas Barcelona: “solo unas diez de esas casi cuatro mil especies son invitadas indeseadas en casas, restaurantes o fábricas”, cuentan, y cada uno de esos diez tipos aproximados tienen unas características físicas concretas y responden a unos hábitos de comportamiento diferentes.

En general, todos los ejemplares de cucaracha presentan un cuerpo aplanado y de color oscuro. El tono puede oscilar desde el negro hasta el marrón, pero siempre en tonalidades oscuras. Todas cuentan con largas patas que les permiten ser uno de los insectos más rápidos del planeta y además poder moverse por distintas superficies y materiales.

También incorporan un par de antenas en su cabeza, grandes ojos y una boca fuerte para comer todo tipo de alimentos. La dieta de las cucarachas es omnívora.

Además de ello, algunas cucarachas pueden mostrar alas incorporadas en la parte superior del torso. Esto hace pensar que las cucarachas vuelan en la mayor parte de los casos, pero ¿todas son cucarachas voladoras?

¿Pueden volar todas las cucarachas?

Si hay que responder con un sí o con un no a la pregunta de si pueden volar todas las cucarachas, la respuesta es no; incluso hay cucarachas con alas que son incapaces de alzar el vuelo”, precisan en Control de Plagas Barcelona.

Y es que entre los distintos tipos de cucaracha se da una situación muy habitual en el mundo animal llamada neotenia. ¿Qué es la neotenia? Una situación por la que un ejemplar adulto de cualquier animal o insecto presenta características propias de la etapa 'juvenil' de desarrollo de su especie.

En el caso de las cucarachas ocurre habitualmente con las alas. La cucaracha va creciendo a lo largo de su ciclo vital, pero no así sus alas, que se quedan pequeñas y son poco funcionales para su uso. Se podría considerar este tipo de alas como pequeños muñones que no sirven para su función principal.

También hay tipos de cucarachas que directamente no presentan alas: “Esto ocurre generalmente en los ejemplares que son hembras, que cuentan con otras características físicas incompatibles con la presencia de unas alas funcionales”, especifican en Control de Plagas Barcelona.

Así, es posible encontrarse con ejemplares de cucarachas sin alas; otras tendrán alas pero no las usarán o solo podrán planear levemente con ellas; un tercer grupo si cuenta con alas óptimas para el vuelo.

Cómo vuelan las cucarachas

¿Cómo se apañan las cucarachas voladoras para mantenerse en el aire? No se puede equiparar el vuelo de una cucaracha al de un pájaro. Ni las clases de cucaracha voladora más avezadas americana, asiática y cubana— realmente pueden recorrer medias distancias planeando y elevándose un poco en el cielo.

Esto es debido al gran volumen de tamaño de estos insectos, que hace incompatible el hecho de que se puedan manejar bien con sus pequeñas alas en el aire.

Cuando despliegan sus alas, las cucarachas realizan un movimiento en forma de ocho con esas extremidades. Esto les permite desplazarse por el aire gracias, además, a unos receptores sensoriales situados en el tórax, las alas y la cabeza. De este modo, las cucarachas voladoras pueden determinar un sitio al que desean llegar y desplazarse hacia él volando.

No obstante, su agilidad en estos transportes es limitada y en nada se parece a la de los pájaros, que sí cuentan con unos potentes indicadores de vuelo a nivel cerebral. Esto hace que los desplazamientos en el aire de las cucarachas sean torpes, violentos e imprecisos.

Precisamente por ello, es complicado contemplar una cucaracha volando en un espacio cerrado como pueda ser una oficina o un local de hostelería. Conscientes de sus limitaciones y dificultades en este sentido, las cucarachas voladoras prefieren optar por mecanismos de desplazamiento más útiles como sus patas, que sí las hacen mucho más ágiles y rápidas.

No obstante, esto no quiere decir que nunca alcen el vuelo en espacios cerrados. Puede ocurrir que al sentirse amenazadas traten de huir por este método y acaben, como sucede en muchas ocasiones, sobre la persona que quiere exterminarla.

 

En definitiva: las cucarachas voladoras no son ni más ni menos agresivas o peligrosas para la salud que cualquier otro tipo de plaga de cucarachas. Como en todos los casos, conviene actuar contra ellas de inmediato para evitar que contaminen espacios o alimentos y puedan transmitir enfermedades.

Esto es todavía más importante si cabe en el caso de espacios abiertos al público, donde el hecho de que una cucaracha voladora caiga encima de un cliente puede suponer una grave crisis para la imagen y la reputación de la empresa.

Contar con un equipo profesional especializado en la eliminación de plagas de cucarachas voladoras es la mejor opción para librarse del problema en poco tiempo y de una manera eficaz y especializada. Además, los trabajos realizados por expertos como los de Control de Plagas Barcelona aseguran la zona para que las cucarachas voladoras no vuelvan a poner su nido allí en un plazo largo de tiempo.


A veces, nuestros clientes tienen una plaga de cucarachas en casa pero dudan en contratar los servicios de una empresa de fumigación. Nos llaman para pedir información sobre los tratamientos para eliminar las cucarachas en Barcelona: tienen muchas dudas porque todavía es un tema un poco tabú en nuestra sociedad. En cambio, en otros países, el control de plagas se realiza de forma sistemática en las viviendas, como ya es el caso hoy en día en todos los bares, restaurantes y locales que preparan o venden comida en Barcelona. Nos gustaría compartir con nuestros lectores cinco motivos por los cuales contratar un servicio de fumigación profesional debería ser lo más normal del mundo en una ciudad como Barcelona dónde las cucarachas proliferan todo el año.

1) Las cucarachas forman parte de nuestro entorno
Vivir en Barcelona y ver cucarachas es tan normal como encontrarse con arañas mígalas en la selva amazónica u osos polares en el Árctico. Las cucarachas son insectos que forman parte del entorno mediterráneo: el clima cálido y húmedo favorece su proliferación a lo largo del año, con un aumento significativo entre los meses de junio y septiembre. Por lo tanto, tenemos que asumir que en una ciudad como Barcelona y los alrededores (Santa Coloma de Gramenet, Badalona, L’Hospitalet de Llobregat…), la presencia de cucarachas germánicas o cucarachas americanas es absolutamente normal. Se trata de una situación común y corriente, que no debe generar ningún tipo de vergüenza en las personas cuya vivienda esté afectada por el problema de plaga. Sin embargo, no significa que tener una plaga de cucarachas en casa sea una situación aceptable: la convivencia con insectos daña la calidad de vida de las personas y generan miedo e inseguridad. Por suerte existen tratamientos muy efectivos para eliminar las cucarachas y evitar que vuelvan a entrar.

2) ¡Mejor prevenir que curar!
Dado que las cucarachas forman parte del entorno en Barcelona, sería conveniente actuar de forma preventiva para evitar la proliferación de las cucarachas, sobre todo en los barrios antiguos que están muy afectados por esta plaga, como el Gótico, el Borne, el Raval, la Barceloneta, pero también ciertas zonas de L’Hospitalet, Santa Coloma y Badalona. Como especialistas en control de plagas, podemos afirmar que muchos edificios de Barcelona están afectados de forma recurrente por culpa de problemas estructurales (bajantes comunitarios, alcantarillados, desagües…) que favorecen la proliferación de las cucarachas. Por lo tanto, si no se hacen tratamientos preventivos de control de plagas, la presencia de las cucarachas en los pisos es inevitable. En ciertas ciudades, como es el caso en Nueva York, la ley obliga a hacer público el historial de las plagas de los edificios y locales. Una iniciativa similar en Barcelona permitiría entender que las plagas de cucarachas no son un problema aislado, sino un fenómeno masivo que podríamos controlar de forma más rápida y eficaz con tratamientos preventivos de control de plagas.

3) Una inversión que sale a cuenta
Evidentemente, la cuestión del precio del servicio entra en juego a la hora de contratar los servicios de una empresa de fumigación en Barcelona. Muchas personas tienen un presupuesto limitado e intentan eliminar las cucarachas con productos del supermercado o de la droguería. Lamentablemente, estos productos en forma de spray no permiten eliminar una plaga de de cucarachas: como mucho pueden matar a una cucaracha de forma puntual, pero no pueden llegar al nido y solucionar el problema. Muchos clientes que nos llaman nos confiesan que ya se han gastado mucho dinero en estos productos, y que las cucarachas siguen proliferando en su piso. Así que hay que parar un momento y hacer un cálculo: el precio de un tratamiento de control de plagas profesional incluye una garantía de un año, por lo cual el precio mensual del servicio no suele costar más que un spray contra las cucarachas… Además, el técnico en control de plagas siempre da una serie de recomendaciones para tapar las vías de acceso de las cucarachas y evitar que entren de nuevo en la vivienda. A largo plazo, podemos asegurar que un tratamiento profesional de control de plagas para eliminar las cucarachas sale más a cuenta que un dinero mal gastado en productos del supermercado que no funcionan.

4) Mantener una buena calidad de vida
Además, sabemos que la calidad de vida de las personas está estrechamente vinculada con el entorno. Un ruido excesivo daña nuestra tranquilidad y nos impide sentirnos cómodos en el hogar. Pues lo mismo pasa con las plagas de insectos: la intrusión de las cucarachas en la vivienda nos pone inseguros, incómodos y hasta puede generar ansiedad y pánico. Muchos clientes nos cuentan que les da miedo volver a casa porque tienen miedo de encontrarse con una cucaracha en el pasillo. Otros no se atreven a ir a buscar un vaso de agua a la cocina por la noche porque al encender la luz, ven a los insectos corriendo por las paredes… Una familia nos contó que los niños ya no querían ducharse porque habían visto varias veces cucarachas en el baño... Estas situaciones son muy comunes en Barcelona, ya que los pisos antiguos suelen presentar defectos estructurales que favorecen la instalación de una plaga de cucarachas. Pero las consecuencias a nivel psicológico pueden ser bastante más importantes de lo que uno piensa: una fumigación de cucarachas profesional permite que el hogar sea de nuevo un lugar seguro y acogedor.

5) Evitar problemas de salud
Si bien es cierto que las cucarachas no son insectos peligrosos y no pican, su presencia en una vivienda puede tener consecuencias negativas sobre la salud. Estudios recientes han puesto de manifiesto el vínculo entre el asma infantil y las plagas de cucarachas. Además estos insectos pueden provocar alergias y enfermedades porque contaminan los alimentos que tocan en la cocina. En el caso de los bares, restaurantes y locales que manipulan alimentos, es obligatorio realizar un control de plagas profesional por motivos evidentes de salud. No lo es en la vivienda de un particular, pero tener una plaga de cucarachas en la cocina representa un riesgo sanitario evidente. Durante el verano en Barcelona, la cantidad de cucarachas se dispara y los escándalos sanitarios también: hay que tener presente que una plaga de insectos en casa nunca es bueno para la salud, especialmente en las casas con niños y mascotas.


Cuando un inquilino se enfrenta a una plaga de cucarachas en su piso, suele llamar al propietario para informarle y buscar soluciones. No todos los propietarios reaccionan de la misma manera, pero hay algunas situaciones típicas y estamos seguros que algunos clientes de nuestra empresa de fumigación en Barcelona se sentirán identificados!

Opción 1: El propietario considera que se trata de un problema del piso y propone pagar los servicios de una empresa de control de plagas. ¡Inquilino feliz!
Opción 2: El propietario considera que no es asunto suyo. Se niega a actuar: si el inquilino quiere contratar los servicios de una empresa de fumigación, ¡lo tendrá que pagar él!
Opción 3: El propietario le explica al inquilino que el edificio ha contratado un servicio de control de plagas anual en todos los pisos. Por lo tanto, le aconseja ponerse en contacto con la administración de fincas para que la empresa de fumigación intervenga.
Opción 4: El propietario aconseja al inquilino que compre un spray contra las cucarachas en la droguería o el supermercado. Alerta spoiler: estos productos NO permiten eliminar una plaga de cucarachas, lo único que consiguen es matar a la cucaracha que pillan en el momento, pero no pueden alcanzar el nido y solucionar definitivamente el problema. Así que regresamos a la opción 1 o la opción 2.
Opción 5: El propietario le dice al inquilino que las cucarachas le darán algo de compañía y que debería adoptarlas como mascotas. Al inquilino le encanta la idea y decide convivir con las cucarachas. Fin de la historia. Ocurre en 0,000001% de los casos pero vale la pena mencionarlo.

Fuera de bromas, ya sabemos que tener cucarachas en el piso no es NADA divertido, ¡sólo intentamos quitarle algo de gravedad al asunto! ¿Quien tiene que hacerse cargo del coste de la fumigación de cucarachas cuando se trata de un piso de alquiler? ¿Opción 1, el propietario? ¿Opción 2, el inquilino? Siempre depende de la situación pero vamos a procurar dar una respuesta que pueda servir en la mayoría de los casos.

Si el inquilino acaba de llegar al piso, o lo alquila hace muy poco tiempo, lo más probable es que la plaga de cucarachas ya estaba presente en la vivienda. Por lo tanto, lo normal es que el propietario se haga cargo del coste de la fumigación de cucarachas porque se trata de un problema preexistente. Por lo tanto, es muy importante que los inquilinos señalen la plaga de cucarachas lo antes posible.
Muchas veces, también hay que hacer pequeñas reformas para solucionar el problema: tapar agujeros, poner una rejilla, sellar grietas, etc. La empresa de control de plagas realiza la fumigación de cucarachas y da una serie de recomendaciones, pero no se hace cargo de estas reformas estructurales. Es el propietario quien tiene que hacerlas o contratar a un obrero especializado.

En otros casos, el inquilino lleva varios años viviendo en el piso y de repente se enfrenta a una plaga de cucarachas. En esta situación, se suele considerar que el inquilino es responsable del problema ya que el propietario entregó el piso en uenas condiciones sanitarias. ¿Pero cómo aparecen las cucarachas en un piso después de varios años?
Puede ser que el inquilino haya traído al piso cajas de cartón que tenían algunas cucarachas escondidas: un pack de botellas que estuvo en un almacén, una bolsa que teníamos en el sótano del edificio... El hecho de tener una limpieza insuficiente del piso, principalmente de la cocina dónde se acumulan los residuos alimenticios, puede haber provocado el problema. En este caso, queda claro que el inquilino tendrá que hacerse cargo del precio de la fumigación de cucarachas.
También puede ser que un vecino del edificio tenga una plaga de cucarachas y que los insectos hayan proliferado por la patio de luz. A veces en verano, los insectos empiezan a subir por los bajantes comunitarios y entran a los pisos por las tuberías… En algunos casos, el propietario y el inquilino encuentran un acuerdo y pagan a medias el servicio de control de plagas, pero por lo general, le toca al inquilino pagar el precio de la fumigación.

¿Y esto funciona igual con todas las plagas? Pues no exactamente. Por ejemplo, la plaga de chinches de la cama siempre viene de fuera: no aparecen por las tuberías, los bajantes comunitarios, y tampoco llegan en las cajas de cartón o las bolsas de compra. Son insectos que traemos a casa en nuestra ropa o maleta al regresar de un viaje, o dentro de un mueble de segunda mano. Por lo tanto, es bastante más fácil saber quién es responsable de la plaga de chinches. Si el inquilino se da cuenta desde el día 1 que unos insectos le pican durante la noche y que despierta con picadas en la piel, queda claro que la plaga ya estaba presente y que el propietario tiene que pagar un servicio de fumigación de chinches de la cama. En cambio, si ya han pasado varias semanas, meses o años, y que el problema aparece en el piso, es el inquilino quien tiene que hacerse cargo del problema y del coste. Nuestros expertos en control de plagas en Barcelona son capaces de determinar si el problema lleva poco tiempo o varios meses. Puede ser un dato muy importante para saber si el problema existía en el piso antes de la llegada del inquilino.

En Nueva York, el Consejo Municipal está a punto de adoptar una nueva ley que obligará a los propietarios a notificar el historial de las plagas del edificio y de la vivienda, tanto a las autoridades como a los inquilinos. Esta información también tendrá que estar publicada en Internet. Esta ley forma parte del plan de lucha contra las chinches de la cama, un problema sanitario que se ha convertido en una pesadilla para miles de habitantes y supone un coste enorme para los propietarios y los inquilinos menos afortunados. Como empresa especialista en control de plagas en Barcelona, estamos convencido que una ley de este tipo sería muy bienvenida en nuestra ciudad, dónde las plagas de cucarachas y chinches de la cama son uno de los problemas más frecuentes reportados por los inquilinos. Hacer público el historial de las plagas de un edificio y de una vivienda permitiría tener datos importantes a la hora de firmar un contrato de alquiler, y más adelante, saber quien tiene que asumir el coste del servicio de fumigación de cucarachas o de chinches de la cama.

El artículo del Diario NY sobre la nueva ley del historial de las plagas firmada por el alcalde de Nueva York Bill de Blasio: Caseros deberán informar sobre historial de chinches a sus inquilinos


En el ámbito del control de plagas, solemos decir que la prevención es la clave del éxito. Siempre explicamos a nuestros clientes que el mejor tratamiento de control de plagas es el que se realiza antes que se instale la plaga, sobre todo cuando se trata de un piso, un bar o un restaurante ubicado en una zona donde proliferan habitualmente los insectos y los roedores, como el barrio gótico, el Raval, el Borne o la Barceloneta en la ciudad de Barcelona. Es mejor no esperar a tener una vivienda infestada de cucarachas para llamar a una empresa de control de plagas, porque harán falta más actuaciones para acabar con el problema, y la calidad de vida de los habitantes ya estará muy afectada por la presencia de los insectos. Siempre existen soluciones para eliminar una plaga de insectos o roedores, pero la regla siempre es: ¡Cuánto antes mejor!

Desde hace unos años, esta estrategia de prevención en los tratamientos de control de plagas también está fomentada por algunos ayuntamientos, que están cada vez más conscientes del impacto negativo de la presencia de insectos y roedores en las calles de su ciudad. En efecto, ver a cucarachas o ratones corriendo por las calles es una experiencia muy desagradable para los habitantes y da una imagen de suciedad que puede tener repercusiones económicas negativas cuando se trata de una ciudad turística como Barcelona. Por otra parte, los insectos y roedores transmiten enfermedades que pueden ser peligrosas. Por ejemplo, un estudio reciente acaba de confirmar el vínculo entre la presencia de plagas de cucarachas y el asma infantil, entre otras patologías. Finalmente, la presencia de una plaga en los alcantarillados, las calles o los basureros de la ciudad favorece la proliferación de los insectos y roedores en las viviendas y los locales comerciales.

Durante este mes de mayo, el Ayuntamiento de Palma de Mallorca llevará a cabo tratamientos preventivos de desratización y desinsectación en los alcantarillados de diez barrios de la ciudad, a modo de proteger la calidad de vida de los habitantes, evitar la transmisión de enfermedades y cuidar la imagen turística de la localidad. Un plan de actuación que llegó a ser imprescindible, ya que los Baleares son una de las comunidades autónomas más afectadas por las plagas de cucarachas. Estas iniciativas preventivas también existen en Cataluña desde hace varios años, aunque suelen ser insuficientes por culpa de los recortes. Nos gustaría mencionar el caso de la ciudad de L’Hospitalet de Llobregat, que puso en marcha varias medidas para prevenir la proliferación de insectos y roedores en las zonas públicas.

Durante el verano 2015, la ciudad de L’Hospitalet de Llobregat se enfrentó a una plaga de cucarachas muy potente: los insectos proliferaban de forma inquietante en los espacios públicos y los habitantes empezaron a sentir una preocupación creciente. Se creó una plataforma digital para denunciar la plaga de cucarachas en L’Hospitalet, y más de 4600 vecinos firmaron la petición. Frente a la presión popular, el Ayuntamiento reconoció que la plaga se había extendido de forma inhabitual y puso en marcha un nuevo plan de control de plagas, que consistió en aplicar tratamientos en amplias zonas de los diferentes barrios de L’Hospitalet y en los puntos críticos. El Servicio de Salud también se comprometió a realizar un control trimestral de los alcantarillados, uno de los principales focos de la plaga de cucarachas y roedores.

Estas diferentes medidas fueron consolidadas durante el año 2016 para evitar una nueva plaga de cucarachas en L’Hospitalet de Llobregat. El Ayuntamiento trató las arquetas de acceso de los alcantarillados y realizó tratamiento de control de plagas en algunas zonas estratégicas. Además, se realizó una limpieza de los contenedores de materia orgánica, ya que la suciedad y los desechos alimenticios atraen a las cucarachas. En general, se fomentaron medidas de limpieza sistemática a modo de luchar contra la proliferación de insectos, un aspecto clave en el control de plagas. Tratar el problema de manera global siempre es la mejor solución: sea en una ciudad o en una vivienda, hay que encontrar los puntos de acceso de los insectos y roedores para evitar su proliferación.

En tiempos de crisis, los Ayuntamientos de varias localidades catalanas recortan el presupuesto de la limpieza de los alcantarillados y se nota un incremento de las plagas de insectos y roedores. Lamentablemente, los ciudadanos sufren las consecuencias de la proliferación de los insectos en su vivienda o en su local comercial, y tienen que financiar solos el tratamiento para eliminar la plaga de cucarachas. El Ayuntamiento de L’Hospitalet de Llobregat tendría que haber actuado antes que la plaga de cucarachas prolifere de forma descontrolada: esta situación podría haber sido evitada con medidas preventivas de desinsectación y desratización. Sin embargo, se hicieron esfuerzos notables para eliminar la plaga de cucarachas en L’Hospitalet y recuperar un espacio público libre de insectos.

Como empresa especialista en control de plagas en Barcelona y alrededores, fuimos testigos de la mejora de la situación las zonas públicas de L’Hospitalet de Llobregat. Hay que entender una cosa: la presencia de cucarachas en nuestro entorno es absolutamente normal porque forman parte del ecosistema mediterráneo, pero su proliferación incontrolada se puede evitar con medidas adecuadas. Tenemos muchos clientes en L’Hospitalet que contratan nuestros servicios para eliminar una plaga de cucarachas o roedores dentro de su vivienda o su local comercial. Las actuaciones del Ayuntamiento no pueden acabar con todas las cucarachas, pero son esenciales para que la plaga se pueda controlar tanto en los espacios públicos como privados.


Cuando un cliente nos llama para solicitar una fumigación de cucarachas en Barcelona, una de las primeras preguntas que hacemos es la siguiente: “De qué color y de qué tamaño son las cucarachas?” Si son grandes, más o menos como el dedo pulgar, y de color oscuro-rojizo, son cucarachas americanas. Si son pequeñas, más o menos como una uña, y de color marrón claro, son cucarachas germánicas. En Barcelona, la gran mayoría de fumigaciones de cucarachas que hacemos son fumigaciones de cucarachas americanas o de cucarachas germánicas. Existe un tercer tipo de cucarachas, las cucarachas orientales, que son de color negro y miden unos tres centímetros. Estas cucarachas también pueden estar presentes en los pisos, los bares y los restaurantes, pero no es la plaga de cucarachas más frecuente en Barcelona. Hasta hace poco, estos tres tipos de cucarachas eran los únicos que se encontraban en la Península Ibérica, pero como si no fuera suficiente, en 2013 apareció un nuevo tipo de cucaracha: la cucaracha Supella Longipalpa.

En un mundo globalizado, las plagas circulan y viajan como nosotros. La cucaracha Supella Longipalpa es de origen africano: se trata de una especie importada, como el mosquito tigre. Esta cucaracha mide entre 1 y 1,5 centímetros, o sea que es un poco más pequeña que la cucaracha germánica. Es de color marrón, con dos bandas más claras muy características. Según los especialistas en control de plagas, esta cucaracha es especialmente resistente y tiene una excelente capacidad de adaptación. A diferencia de las cucarachas americanas y germánicas, no necesita mucha agua para sobrevivir y reproducirse. Por lo tanto, esta plaga de cucarachas puede instalarse en el salón, en el comedor, en los dormitorios… Estas cucarachas tampoco necesitan comer mucho: pueden alimentarse del pegamento de los libros, por lo cual es habitual encontrarlas en la biblioteca de la casa. Esta nueva especie de cucarachas está presente en Barcelona desde el año 2013, cuando una empresa especialista en control de plagas encontró una plaga en un bar de Sant Gervasi. No se ha extendido en las mismas proporciones que otras especies de cucarachas, pero ya está presente en varias ciudades españolas como Barcelona, Valencia y Madrid.

Ahora viene la pregunta del millón: “¿Se puede eliminar esta plaga de cucarachas?” No vamos a mantener el suspenso más tiempo: sí, se puede, pero el tratamiento de control de plagas suele ser algo más complicado que en el caso de una plaga de cucarachas americanas o germánicas. Esta dificultad se explica por dos factores principales: la detección del lugar de la plaga y los productos utilizados para combatirla.

Cuando una casa está afectada por una plaga de cucarachas americanas o germánicas, sabemos que las cucarachas necesitan un punto de agua y residuos alimenticios para sobrevivir. Por lo tanto, el técnico revisa prioritariamente la cocina y los baños, que son los dos lugares donde se desarrolla plaga de cucarachas. Cuando la plaga está muy extendida, se pueden ver cucarachas en otros lugares, pero el lugar de entrada y el foco principal siempre está en la cocina y/o los baños de la casa, lo que facilita el protocolo de actuación. En cambio, las cucarachas Supella Longipalpa no necesitan mucha agua para sobrevivir y se alimentan de cualquier cosa, como el cartón o la cola de libros. No se concentran en la cocina y los baños, sino que suelen estar dispersas por toda la casa: pueden instalarse en el salón, el comedor, los dormitorios… Por lo tanto, el técnico en control de plagas tiene que llevar a cabo una verdadera investigación para poner las trampas porta-cebos y los biocidas en los lugares adecuados para eliminar la plaga de cucarachas.

Por otra parte, según los últimos estudios, los productos biocidas utilizados por las empresas de control de plagas no se ajustan exactamente a las características de la cucaracha Supella Longipalpa. En efecto, parece que no están tan atraídas por el gel alimenticio como otras especies de cucarachas, por lo cual cuesta más eliminarlas. Además, como suelen estar presentes en toda la casa, es más difícil determinar dónde hay que poner los cebos de captura y el gel que permite envenenarlas. Si la cucaracha Supella Longipalpa llega proliferar cada vez más en nuestro entorno, es muy probable que los tratamientos de control de plagas evolucionen y lleguen a ser cada vez más eficaces para eliminar esta plaga de cucarachas en Barcelona.

A modo de conclusión, hay que recordar que las plagas de cucarachas germánicas y americanas siguen representando la inmensa mayoría de plagas de cucarachas en Barcelona, tanto en pisos y casas como en los restaurantes, bares y locales comerciales. Sin embargo, hay que estar atentos a la presencia de la cucaracha Supella Longipalpa, ya que es posible que la plaga aumente de cara al verano. Por lo tanto, aconsejamos recordar estas características: son de color marrón con una banda clara y miden unos tres centímetros, no sólo se encuentran en la cocina y los baños, sino que pueden estar presentes en cualquier parte de la vivienda, y se alimentan de cualquier cosa, no sólo residuos alimenticios. Si tienes una plaga de cucarachas en casa y sospechas que podría ser la cucaracha Supella Longipalpa, es importante llamar en cuanto antes a una empresa de control de plagas, y que estas cucarachas son especialmente resistentes.


Hoy nos gustaría hablar de un tema un poco particular: la convivencia con los insectos. Los insectos causan pánico y asco a muchas personas, y puede llegar a ser una patología que los médicos llaman la entomofobia . Todos hemos escuchado hablar de la aracnofobia, que es el medio o asco incontrolable a las arañas. Lo mismo ocurre con otros insectos: muchos clientes nos confiesan que sienten ataques de pánico y un asco terrible al ver una cucaracha en la cocina o en el baño. Se trata de un miedo irracional, ya que las cucarachas no son peligrosas, pero a la persona le supone una angustia bien real, que puede tener repercusiones tremendas sobre su calidad de vida y estado de ánimo. Se han presentado casos de personas que han sufrido una depresión por culpa de los insectos que habían invadido su hogar, sea una plaga de cucarachas, chinches de la cama o hormigas, por ejemplo.

Sin embargo, nos toca convivir con los insectos ya que son una parte esencial del ecosistema. Como lo resalta este artículo de Greenpeace , si las abejas desaparecieran por culpa del cambio climático, la vida en la tierra sería casi imposible. La desaparición de las hormigas también sería muy grave para el equilibrio del ecosistema y la biodiversidad, como bien lo explica este artículo de Ecogaia . Sin embargo, a nadie le gusta tener un nido de abejas o una plaga de hormigas en su casa. En efecto, la convivencia con los insectos es necesaria, pero a veces puede llegar a ser una verdadera molestia. Por esta razón, es muy importante evitar el uso de productos tóxicos para eliminar una plaga, que pueden llegar a destruir los insectos que nos molestan, pero también otros insectos que tienen un papel muy importante en el ecosistema.

A veces la gente nos llama y nos dice: “Tengo pececillos de plata en el baño y quiero que fumiguen mi casa”, o “He visto mosquitas pequeñas encima de la fruta y quiero que fumiguen la cocina.” Sin embargo, estos insectos no se fumigan y no tiene sentido pulverizar productos tóxicos para eliminarlos. Cuando tenemos pececillos de plata en el baño, es porque existe un problema de humedad en la vivienda. La única medida válida consiste en tapar los agujeros y usar tapones en los desagües para evitar que entren, o hacer una reforma si se trata de un problema estructural de la vivienda. Cuando tenemos mosquitas en la cocina en verano, hay que evitar poner alimentos frescos como frutas y verduras fuera de la nevera, y los insectos desaparecerán. El calor y la humedad que caracterizan el clima mediterráneo en verano favorecen la presencia de ciertos insectos que no se fumigan, y ninguna empresa de control de plagas seria debería aceptar pulverizar productos tóxicos en una vivienda, que son dañinos para el medioambiente y la salud del cliente, y no sirven para nada.

Por otra parte, hay ciertas plagas que podemos eliminar, pero utilizando un método adecuado y respetuoso del medioambiente. Las cucarachas son el enemigo número 1 en Barcelona en verano. Y en efecto, convivir con cucarachas es una de las experiencias más desagradables que uno puede tener en la ciudad condal. Ciertas empresas todavía utilizan la fumigación química para eliminar las cucarachas, pero este método antiguo tiene varias desventajas: es tóxico, daña el medioambiente, y no soluciona el problema de forma duradera ya que sólo elimina las cucarachas que alcanza y no los nidos. En cambio, el método que utilizamos, a base de gel y trampas de feromonas, es el más eficaz del mercado, y no representa ningún peligro para la salud y el medioambiente. La forma de tratar una plaga de insectos también forma parte de la convivencia con ellos: hay que eliminar las cucarachas sin dejar substancias que podrían afectar negativamente a otras especies. Lo mismo ocurre con todos los insectos, y es la razón por la cual conviene apostar por un control integrado de las plagas, que respete la biodiversidad.

A modo de conclusión, nos gustaría recordarles que la convivencia con los insectos también tiene un componente cultural. ¿Por qué encontramos las mariquitas bonitas, y las arañas asquerosas? ¿Por qué nos da un ataque de pánico ver una cucaracha en nuestra cocina, cuando en otros países comen cucarachas y grillos? Simplemente porque la relación con los insectos forma parte de nuestra cultura, y en el mundo occidental, solemos asociar los insectos con el miedo, el asco y la suciedad. Sin embargo, tenemos que recordar que los insectos forman parte de la biodiversidad, como todas la especies: unos nos pueden molestar o incluso representar un peligro, pero no significa que tengamos que eliminar todos los insectos de nuestro entorno de forma indistinta.


Mucha gente piensa que las cucarachas sólo aparecen en verano y desaparecen automáticamente en inverno. Los clientes nos llaman sorprendidos: “¿Cómo puede ser que haya encontrado pequeñas cucarachas en mi cocina a finales de diciembre? No se supone que esta plaga sólo existe en verano?” Ojalá fuera así! Si viene cierto que a las cucarachas les encanta el calor veraniego, igual que a Rita Barbera “el caloret”, ¡también disfrutan mucho de la calefacción en nuestros pisos a lo largo del invierno! Y no es nada raro hacer una fumigación de cucarachas en diciembre o en enero, porque también hay calor en la ciudad en estos meses.

En efecto, solemos mantener una temperatura que rodea los 20 grados en nuestras viviendas, por lo cual las cucarachas pueden sobrevivir perfectamente a los días más fríos del año. En la cocina, el calor generado por el motor de la nevera y los aparatos eléctricos les proporciona un entorno ideal todo el año, además de tener agua y comida: un verdadero paraíso para las cucarachas! Si estamos calentitos en la sala, con la calefacción encendida o un fuego de chimenea, los insectos encuentran las mismas condiciones climáticas en enero que en agosto…

Además, no suele hacer mucho frío en Barcelona en invierno, por lo cual las plagas de cucarachas no desparecen. Y con los efectos del calentamiento global, este invierno 2016 nos ofrece temperaturas de primavera, ¡que son el aliado perfecto de las cucarachas! Tanto en la calle como en los edificios, los insectos no pasan frío, y por lo tanto, siguen molestándonos a lo largo del invierno.

Ahora no os sorprenderá saber que nunca hemos hecho tantas fumigaciones de cucarachas en Barcelona como este invierno, comparando con los años anteriores. Antes la gente asociaba la aparición de las cucarachas con la llegada del verano, pero hoy en día, no hay tregua: las plagas se han extendido de tal manera por la ciudad de Barcelona que no desaparecen en ningún momento del año.

Muchos barrios de Barcelona se ven afectados por plagas de cucarachas de forma casi permanente, por culpa de las infraestructuras antiguas y de una falta de mantenimiento urbano, consecuencia de los recortes de los últimos años. Por lo tanto, es aconsejable realizar una fumigación para eliminar las cucarachas en cuanto aparecen: en pocas semanas, el problema ya se habrá convertido en una plaga mucho más difícil de controlar, sea en verano o en invierno.


Página 1 de 2
Logo Generalitat Catalunya
Generalitat de
Catalunya
Empresa inscrita en el R.O.E.S.P. de la Generalitat de Catalunya Nº 0305CAT-SB

Proveedores

logo killgerm
logo bayer

Contactos

Tel : (34) 935 177 990
Movil :  (34) 610 89 43 95
Carrer de Sardenya, 163
08013, Barcelona

Síguenos